jueves, 11 de febrero de 2010

Desatada

En estos días se cumplió el año de soltería. No es que lleve la cuenta con pesadumbre ni mucho menos, pero me es inevitable que este olor a verano me traiga el recuerdo. Así que ando medio melancólica últimamente.
La ruptura para mí fue más una tarea pendiente, que una incertidumbre dolorosa. Hacía ya meses que las cosas no andaban bien, y siempre por alguna u otra razón, yo encontraba fundamentos para evitar el corte. Hasta que un día me di cuenta. 'Y si no termina se contamina más'. Y lo hice. Para él fue muy difícil, porque a pesar de que yo le había hecho saber mi descontento varias veces, jamás pensó que iba a tomar la desición. Así que los llamados a cualquier hora (muchas veces llorando), los regalos sin sentido, y las cartas y encuentros programados se hicieron comunes durante el primer y segundo mes de ruptura.
Después de eso yo tuve que reaccionar, porque la relación se había vuelto un poco psicópata, y ni mi cerebro ni yo podíamos soportarlo.
La cuestión es que entre esos regalos al mejor estilo manotazo de ahogado, estaba una pulserita que hasta ayer estuve usando. Después de cuatro años de relación es lógico que tu ex pareja conozca casi perfectamente tus gustos, así que no le fue difícil encontrar una ideal para mí, que me fuera casi imposible no usar. Y lo hizo.
Pero estos últimos días la pulsera empezó a pesarme. Comencé a sentirla más como una esposa que una pulsera, y a mí que me es difícil notar qué es lo que está molestandome, me tomó un tiempo darme cuenta del problema. Pero ayer, cuando mi amiga me la sacó, sentí una libertad en la muñeca que me cuesta describir. Fue como si de repente se me descontracturara la mano y pudiera bailar libre. Como sacarme un peso de encima, y sentir que era un paso que me faltaba dar. Juro que en ese instante, fue una mano feliz y un alma relajada.

1 comentario:

Pau dijo...

El peso de los objetos no está dado por el objeto en sí mismo sino por lo que nosotros le adjudicamos a ellos...

Si, me copé y estoy leyendote desde el principio. Me gusta!!!