miércoles, 2 de junio de 2010

Pequeños placeres de la vida en facultad

Si hay algo que puede hacer que me olvide del hecho de que sólo dormí 4 horas, es una buena ducha, con la ropa calentita esperándome afuera. El máximo esplendor lo logra, claramente, la bombacha recién salidita del caloventor.

11 comentarios:

Hugo dijo...

Si hay algo feo en el invierno, es tener que salir de la cama con este frío.

Lola dijo...

jajaja o las medias sacadas d arriba d la estufa!!!!

Petardo Contreras dijo...

uhhh que bueno ponerte las medias calentitas!!!
o tener el caloventor en los piesesss por un rato!

Seguí desovillando!

hilitos dijo...

Hugo: Ni me lo digas, la lucha con el despertador es cada vez más violenta

Lola: Es verdad, esas entran en el top 3 también.

Petardo: No te preocupes, sigo desovillando.. Debería tejerme una bufanda también.

johi dijo...

nooo, que placer, me hace acordar cuando iba al colegio y hacia exactamente lo mismo, pero la tenia a mi vieja con la ropa sobre la estufa.

Chipi dijo...

placer de los dioses ponerse la ropa calientita!

Nicolás dijo...

dormir todo tapado hasta la naríz, con kilos de frasadas encima, jajaja. Lo feo es levantarse después.

Un abrazo

hilitos dijo...

Johi: Ni hablar, si mama te lo lleva al baño. Con la toalla calentita también

Chipi: Benditos sean los dioses entonces

Nicolas: Tengo etapas. Ahora prefiero solo el acolchado con la estufa que ayude. Igual no hace más fácil levantarse

Cuello de Pavo dijo...

El camino entre la ducha y mi habitación a la mañana es uno de los momentos más horribles del día...

hilitos dijo...

Cuello no puedo explicarte lo buena que es la inversión en un caloventor. Altamente rocomendable

Lila Biscia es Lilus bla bla dijo...

mmm...placeres, si, si...
mua